Saltar al contenido

Ecosistema

Ecosistema 
Ecosistema
En biología, un ecosistema se denomina la compleja interrelación de las relaciones entre las diferentes comunidades de organismos vivos (denominada biocenosis) y el entorno físico en el que viven (denominado hábitat o biotopo). Este concepto incluye las relaciones de dependencia mutua entre las especies de seres vivos, así como el flujo de energía y materia que se produce en el medio ambiente; procesos que se entienden como un conjunto estructurado y organizado para su estudio. Sin embargo, el concepto de ecosistema no debe confundirse con el de bioma. Este último se refiere a las diferentes áreas geográficas o regiones del planeta Tierra, clasificadas según su clima, topografía y también su presencia de vida; a diferencia de los ecosistemas, los biomas se consideran unidades geográficas homogéneas. Así pues, un mismo bioma puede contener varios ecosistemas diferentes. Dentro de cada ecosistema se producen cadenas alimentarias, entendidas también como ciclos de transmisión de la materia, ya que consisten en un circuito de alimentación que incluye productores (vegetales, plantas, fitoplancton, etc.) que se alimentan del medio físico, consumidores que se alimentan de ellos o de otros consumidores (tanto herbívoros como depredadores primarios y secundarios) y finalmente descomponedores (hongos, bacterias, etc.) que reciclan los residuos orgánicos. Actualmente, muchos ecosistemas están en estado de control debido a la actividad industrial humana. La contaminación, la sobreexplotación, la deforestación y los efectos del cambio climático suelen provocar extinciones, superpoblación, mutaciones y desplazamientos de la vida de todo tipo, amenazando la biodiversidad y el equilibrio natural.

Ecosistema terrestre

Un ecosistema es un grupo de organismos vivos que comparten el mismo hábitat o biotopo.

Esta definición es relativamente moderna y no siempre ha sido como la conocemos hoy en día. A pesar de que desde el siglo XVIII se ha buscado una definición que agrupe a todos los organismos y hábitats de la Tierra, no fue hasta 1930 que se acuñó este término. Sin embargo, esta primera definición de un ecosistema sólo tenía en cuenta los componentes físicos y biológicos del medio ambiente. Cinco años más tarde, en 1935, el botánico y ecologista Arthur George Tansley dio una definición más cercana a la actual; aceptó que un ecosistema también incluía en su definición las interacciones entre los individuos de una comunidad y su entorno.

Basándose en el hecho de que un ecosistema es el conjunto de organismos de una comunidad y su entorno, podemos definir varios tipos de seres vivos que los componen. Según la cadena trófica, encontraríamos en primer lugar a los productores primarios, aquellos que son capaces de producir materia orgánica a partir de compuestos inorgánicos, es decir, son organismos autotróficos. Siguiendo la cadena trófica, encontramos en segundo lugar a los consumidores, organismos heterótrofos (hervíboros, carnívoros u omnívoros) que se alimentan de materia y energía fabricada por otros seres vivos. En el último eslabón de la cadena trófica de los organismos que componen un ecosistema encontramos a los descomponedores, aquellos que se alimentan de materia orgánica muerta.

Tipos de ecosistemas

Hay varios tipos de ecosistemas, clasificados según el hábitat en el que se encuentran:

  • Ecosistemas acuáticos. Los más abundantes, casi el 75% de todos los ecosistemas conocidos tienen lugar bajo el agua. Es decir: en mares, océanos, ríos, lagos y nichos submarinos profundos.
  • Ecosistemas terrestres. Se desarrollan en la corteza terrestre y fuera del agua, en sus posibles variaciones de relieve: montañas, llanuras, valles, desiertos, etc. Esto implica diferencias significativas en la temperatura, la concentración de oxígeno y el clima, por lo que la diversidad de la vida en estos ecosistemas es enorme, sobre todo de insectos y aves.
  • Ecosistemas mixtos. Aquellos que combinan lo acuático y lo terrestre (anfibio), ya que la vida animal en estos ecosistemas se encuentra mayoritariamente en uno de los dos, pero requieren que el otro descanse, se alimente o procree.
  • Ecosistemas microbianos. Son organismos microscópicos que habitan prácticamente en todos los ambientes, tanto acuáticos como terrestres, e incluso dentro de organismos más grandes, como la flora microbiana intestinal.

Elementos de un ecosistema

Un ecosistema está integrado por dos tipos de elementos, de distinta naturaleza: el biótico y el abiótico:

  • Los elementos bióticos son los que están vinculados a la vida en sus múltiples formas y tendencias, como las relaciones tróficas, la presencia de plantas, los equilibrios poblacionales, etc.
  • Los elementos abióticos, en cambio, son los referidos a las condiciones climáticas, el relieve u otras variantes químicas y/o físicas que afectan al medio ambiente, como la variación del pH, la presencia de la luz solar, etc.

Vídeos de Ecosistema