Saltar al contenido

Páramo

páramo
Páramo
Las regiones de los páramos se consideran ecosistemas de montaña, ya que se encuentran a una altitud que varía desde los 3100 metros hasta incluso los 5000 metros sobre el nivel del mar. Los páramos están dominados por vegetación arbustiva o de matorrales, por lo que también se les llama regiones de matorrales de montaña.

¿Cuál es la importancia de los páramos?

De hecho, el bioma de los páramos es una región estratégica por su altitud y clima, cuya función es la retención y regulación del agua durante todo el año. Se consideran como grandes reguladores de agua que permiten en épocas de sequía y durante los veranos que el agua retenida a esas altitudes sea aportada por escorrentía y gradualmente a las tierras bajas, ya que en estas zonas es donde se generan ríos, arroyos, acueductos o riachuelos.

En resumen, proporcionan el suministro de agua para las ciudades en altitudes más bajas. Son los santuarios del agua dulce.

Ubicación geográfica de los páramos

Debido a las características de los páramos los encontramos ubicados en latitudes tropicales. Regiones entre bosques cerrados y zonas constantemente nevadas.

Los páramos son un ecosistema restringido a las tierras altas y cumbres de algunas regiones tropicales de América Central y del Sur, África, Asia y Oceanía. Sus límites regionales pueden variar en función de diversas condiciones específicas de la región en que se encuentra.

Así pues, la posición geográfica, la historia geológica y evolutiva del lugar, la topografía, la evolución del lugar y la latitud, son factores determinantes de la ubicación altitudinal de esas regiones en todo el mundo. Su límite inferior puede oscilar entre 3000 y 4000 m.

Los más representativos – por ejemplo – son los páramos de los Andes del Norte en zonas de Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela. Los llamados páramos centroamericanos cubren áreas de Panamá y Costa Rica. En el macizo etíope.

En la zona del África oriental, se conocen también como el “ecosistema afroalpino”, que se distribuye desde las altas llanuras de Etiopía, en Nueva Guinea, hasta las montañas del llamado Arco Oriental, principalmente en Kenya, Uganda y Tanzanía.

Ejemplos espectaculares de estos “páramos africanos” están asociados a las cumbres de volcanes como el Kilimanjaro o el Monte Kenya.

Tipos de páramos

La clasificación de los páramos se debe a su temperatura y altura y puede identificarse a partir de tres tipos de ecosistemas de páramos:

  • Subpáramo. Tiene una temperatura media de 10ºC, donde podemos encontrar en la vegetación muchos arbustos y árboles bajos que se encuentran sobre la zona de bosque de montaña.
  • El páramo: Tiene una temperatura media de 5ºC. Donde podemos encontrar en la vegetación tubérculos y hierbas.
  • El superpáramo: Tiene una temperatura media de 2ºC. En la zona alpina se consideran tundras. Cuya vegetación se caracteriza por líquenes, musgos, pequeños arbustos y vegetación abierta e incluso pastos.

Flora de los páramos

La altitud de estas zonas condiciona severamente la vegetación de los páramos ya que son zonas que se identifican con el aire frío, la nieve y la niebla la mayor parte del año. Las plantas de los páramos tienen adaptaciones verdaderamente espectaculares para soportar las bajas temperaturas nocturnas, la alta radiación solar durante todo el día, la baja capacidad de nutrientes del suelo y, en algunos casos, las severas condiciones de sequía estacional.

Por ejemplo, muchos arbustos de los páramos tienen hojas robustas, pequeñas y muy duras. Esto les permite mantener las hojas verdes y el crecimiento durante todo el año.

Vegetación de los Páramos

La vegetación del páramo se describe como principalmente abierta, dominada por pastos, arbustos, hierbas y rosetas gigantes del grupo de los frailejones.

La flora consiste en plantas perennes, herbáceas, arbustos y árboles enanos, musgos, líquenes y ciertas hierbas. Las hojas de los vegetales son densas con pelusa fina y cálida.

Para poder vivir en las condiciones particulares de la alta montaña tropical, las plantas se han adaptado en su evolución en dos direcciones:

  • Protegiéndose de los altos niveles de radiación solar incidente.
  • Para protegerse de las temperaturas de congelación, todos los días durante la noche y las primeras horas del día.

Fauna de los páramos

La fauna de los páramos ha sido en realidad muy poco estudiada, posiblemente debido al difícil acceso a estas regiones o porque los animales se mueven mucho.

Se estima que la mayoría de las especies, especialmente las aves y los mamíferos, utilizan el páramo como corredor o zona de transición, para llevar a cabo sus actividades en otras zonas de vida con temperaturas más adecuadas, como el bosque.

Sin embargo, los animales del páramo también presentan características sobresalientes dadas sus adaptaciones fisiológicas para soportar las condiciones extremas de bajas temperaturas y radiación.

Entre los animales se encuentran palomas, osos, ciervos, patos, anfibios, reptiles, roedores o aves. Tienen un pelaje abundante para poder vivir en situaciones de frío durante el invierno.

Se considera que la humanidad ya ha terminado con el 50% de los humedales que existían en los páramos y el 35% de las especies de agua dulce. Todo esto hace necesario que todos nos impliquemos en cuidar lo poco que nos queda de estos santuarios de vida, tenemos que empezar a cambiar nuestros hábitos para evitar esa continua degradación que sufren los ecosistemas de los páramos.

Por otro lado, la ganadería y la agricultura intensiva están afectando a zonas considerables en las que la mano del hombre parece no tener límites, sin tener en cuenta que las necesitamos para abastecernos de agua dulce.

Vídeos de los páramos